Como purgar radiadores

Hoy vamos a explicar una avería típica cuando se pone la calefacción en invierno y es que algunos radiadores no calientan por eso en el artículo de hoy vamos a enseñar como purgar radiadores.

Como extraer el aire de los radiadores:

El simple hecho de purgar los radiadores se puede ahorrar en la factura de gas de calefacción doméstica. La presencia de burbujas de aire en el sistema de calefacción reduce la efectividad térmica en los radiadores y aumentos de consumo de gas. No tienen que haber burbujas de aire en el sistema porque sino no hay un calentamiento uniforme en la zona superior de los radiadores ya que debido a esa bolsa de aire el radiador está caliente sólo en la zona inferior. Otra señal de la presencia de burbujas de aire en el radiador es el sonido de borboteo de agua en el radiador, que se presenta durante la puesta de la calefacción.

Como purgar radiadores

Como purgar radiadores Para saber como purgar radiadores hay que quitar el aire de los radiadores siendo una operación muy simple y debe realizarse al menos una vez al año (en el primer cambio en la calefacción) no requierendo una mano experta. En los pasos siguientes proporcionaremos algunas orientaciones prácticas para purgar los radiadores:

En primer lugar hay que comprobar que todos los radiadores están abiertos ya que están equipados con una llave arriba y abajo (sistema BITUBO) y solo una llave inferior (sistema monotubo). Para abrir el radiador, gire la perilla del radiador hacia la izquierda hasta el final de la carrera. Si se tiene un sistema de calefacción central hay que apagar la caldera del interruptor eléctrico y aumentar la cantidad de agua presente en el circuito girando la perilla de la llave de llenado que normalmente situada debajo de la caldera. Hay que tener cuidado de no exceder la presión de 2 BAR en frío ya que si se calienta puede subir de repente a 3 bar y empezar a soltar agua,por eso es recomendable 1 bar en frío y cuando se calienta el agua no subirá más de 1,5 bar. Una manera de comprobar la presión del agua en el sistema de calefacción es gracias al manómetro de presión que tiene la caldera en la parte frontal o si es una caldera muy vieja por norma solían colocar el manómetro auxiliar en la tubería de entrada de agua fría. Al final de la operación de haber llenado la caldera de agua hay que cerrar la llave de llenado.

Acto seguido hay que coger un recipiente para recoger el agua del purgado y hay que ir al radiador más alejado de la caldera. Abrir lentamente el tornillo plano mediante un destornillador plano de pala ancha llamado en el argot del instalador «un cabezon» y permitir que salga el aire fuera el radiador. Poner el recipiente descrito mas arriba debajo del tornillo de purgar. Tan pronto como lo aflojemos empezará a dejar salir agua y aire pero inicialmente saca aire únicamente siendo más ligero que el agua ya que el aire se concentra en la parte superior del radiador.

Hay que sacar el aire del radiador hasta comenzar a liberar un flujo constante de agua y cuidado con las salpicaduras ya que en calefacciones de hierro fundido el agua es negra con lo cual hay riesgo de que se pueda ensuciar muebles, sofás, alfombras,etc…

Hay que realizar las mismas operaciones en todo sistema de radiadores a partir del radiador más lejano al más cercano a la caldera.Volvemos a encender la caldera para comprobar la presión del manómetro ya que si hay mucho aire se nos queda a 0 bar con lo cual metemos agua hasta llegar a 1 bar en frío. Si la presión nos damos cuenta que es superior se puede bajar mediante el tornillo de purgado. Transcurridos 10 minutos hay que verificar que cada radiador calentará de forma uniforme y después de unos minutos si un radiador no se calienta en la parte superior es probable que todavía tenga aire porque puede suceder que el aire del sistema no se elimina completamente. Dado el último caso se debe repetir los pasos anteriores. Un sistema de calefacción bien purgado es más eficiente y equivale a un menor gasto en la factura del gas. Las operaciones de aire del radiador para eliminar las burbujas de aire son muy simples y duran sólo unos pocos minutos en cada temporada de invierno.
Después de haber explicado técnicamente como purgar radiadores dejamos un enlace de interés público para personas que tengan en mente vender o comprar un piso ya que es un requisito obligado por ley.
Certificado energético.