Emisiones co2 madera

El uso cada vez más generalizado de la biomasa leñosa para fines energéticos obliga a hacer algunas consideraciones acerca de las posibles consecuencias que dicho uso pueda tener contra la salud y el medio ambiente respecto a las emisiones co2 madera. El juego de números (sistemas instalados y potencialidades del sector) imponen una conciencia relativa a los impactos que puedan surgir utilizando cada vez más de estas fuentes de energía renovables.
La intervención pretende hacer un dibujo sobre cómo controlar el problema de las emisiones en relación con las plantas de biomasa, con especial referencia a los combustibles de madera y tamaños de plantas pequeñas o medianas, es decir, el sector que se refiere sobretodo a la calefacción civil a través de las soluciones técnicas siguientes:

-Dispositivos de combustión pequeñas (generalmente menos de 35 kW de potencia)
-Calderas medianas en servicio de edificios multifamiliares o locales comerciales y servicios
-Distritos de pequeñas y medianas redes de calefacción

Estas son las soluciones que afectan a utilidades situadas donde están generalmente disponibles las materias primas y las condiciones climáticas son tales para justificar que estas plantas son más baratas en términos absolutos que las calderas de gas o combustibles fósiles.

Emisiones CO2 madera

madera calefaccion
Incluso la madera tiene un balance positivo en términos de emisiones co2 madera de impacto global (CO2) que otros combustibles (fósiles) utilizados para la calefacción, mientras que la combustión da lugar a compuestos que pueden tener un impacto significativo sobre la salud y sobre el medio ambiente si no está debidamente controlada y reducida para permanecer dentro de la límites prescritos por la legislación.
En cualquier caso se considera aceptable los términos de compromiso entre la protección del medio ambiente y los costos de inversión ya que entre los compuestos más importantes en términos de impacto.
Todos estos factores son cruciales, especialmente para pequeñas calderas donde las bajas temperaturas de combustión, la insuficiente y desigual de la mezcla de aire y combustible y frecuentes inicios/paros de las operaciones del sistema, determinan los factores de emisión. Este marco también hace difícil resolver el problema sólo a través de medidas primarias y a menudo empuja a tomar varias medidas tales como catalizadores, acumuladores de calor, etc… Sin embargo debemos señalar que el uso de madera como combustible puede contribuir de manera significativa que los pellets reducen el nivel de compuestos orgánicos de los humos, gracias a una mejor eficiencia de combustión, dando como resultado principalmente de la capacidad de controlar el proceso con la mayor delicadeza.
La clasificación de la biomasa se basa en el origen del material para distinguir entre diversos materiales los que pueden ser utilizados para la recuperación de energía. La combustión con recuperación de energía ha adquirido una particular importancia en los últimos años,por lo tanto, este proceso ha requerido las disposiciones detalladas sobre las regulaciones que sean racionales desde el punto de vista del uso de recursos y compatible con el medio ambiente.
Después de ver un balance positivo sobre las emisiones co2 madera dejamos un enlace de interés: Cambio de caldera y un vídeo para saber como se detecta una fuga de gas: